RPM RADIO

¿El belén es cultura?

En estas fechas de preparación de las navidades ha habido un pleno en el ayuntamiento de Zaragoza donde se ha tratado de ampliar la actividad cultural y musical especialmente pero ha sido la edila del ramo la que ha resultado una barrera infranqueable a esa iniciativa.
Le he escuchado el divino argumento de comparar el belén que montan todos los años en la plaza del pilar con un concierto con botellón. Claro, con ese concepto gana por goleadad el concierto como expresión de cultura popular juvenil, porque la música es cultura.
Pero para ella estaba claro que el belén es cultura. Podría admitirlo si las figuras fueran grandes obras de la talla en material noble o dieran trabajo a artesanos que renovaran periódicamente unas imágenes en lamentable estado de conservación que están carcomidas por las ratas y el moho.
Pienso que un belén es una expresión de un sentimiento religioso, de una creencia concreta, una manera de adoctrinar a los niños. Para mí era un juguete cuando era impúber. Pero de cultura tiene poco. Cultura sería exponer que el mito del renacimiento del sol cada solsticio es una idea que viene de la Mesopotamia y de Egipto, de religiones antiguas que influyeron en el judaísmo y contagiaron al cristianismo. Como las vírgenes negras que se inspiran en Isis.
En este año maldito de la pandemia en el que los más olvidados hemos sido los músicos sería de agradecer al menos un trato amable, una palmadita en la espalda en vez de patadas en el culo. Gracias concejala de cultura por su apoyo, espero que el belén sea todo un éxito y que no aburra a quién ya lo ha visto diez veces o más. Al menos dará trabajo a viveros y paisajistas, transportes y seguramente habrá que pedir cita previa para evitar aglomeraciones y botellones.
No estaría mal hacer una serie de conciertos de música folk para ambientar la plaza, incluso de jotas, que todo es música, o de pequeñas agrupaciones de música clásica que si le darían un sentido cultural a algo que sólo es religión. Así se ayudaría al colectivo más castigado por las instituciones desde que se declaró el estado de alerta. Un colectivo en riesgo de desaparecer

Antonio Jimeno

Músico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *