Algo está cambiando en nuestra manera de entender la vida

Algo está cambiando en nuestra manera de entender la vida.

Al margen de la apocalíptica catástrofe y sus daños colaterales, vemos bares emblemáticos que cierran definitivamente sus persianas, locutores, músicos, artistas… que nos han acompañado durante toda la vida  y de repente desaparecen para siempre.

Las redes sociales comparten casos cercanos y se impregnan de sentidas necrológicas que demuestran que seguimos negando los reconocimientos en vida.

Nos gusta tirar al plato, lanzamos a la gente al estrellato y cuando alcanzan lo más alto, les disparamos, van cayendo heridos como juguetes rotos, pero solo destacamos sus virtudes cuando desaparecen. Lo hacemos con todos; políticos, artistas, empresarios de éxito, deportistas…

Camino de un año ya, desde que Sánchez anunció la mayor de las pandemias y aquí seguimos sin besos ni abrazos, pero mirando al de al lado como a un sospechoso.

Eso de soñar con tener un trabajo fijo, casarse o formar una familia, tener hijos, poder pagar un piso y tener un coche, es historia.

Soñábamos con la vacuna y aquí está.

La evidente fragilidad del ser humano quizá deje paso a una humanidad que consiga hacernos ver que el mundo es de todos e igual para todos.

Aquí nadie es más que nadie y todos deberíamos ser iguales.

Tenemos el poder para cambiar las cosas, solo depende de nosotros porque cambiando el entorno más cercano, cambiaremos el mundo.

Menos tener y más ser.

Alfonso de Campos

RPM RADIO

 

 

Un comentario sobre «Algo está cambiando en nuestra manera de entender la vida»

  1. Me parece muy bien la conclusión del artículo. La iguald es imprescindible en un mundo tan distorsionado por la riqueza de unos pocos y la pobreza de la mayoría, algo que cada vez es más notable.

    Cómo convencer al poderoso de que es mejor el reconocimiento social frente a la acumulación de riqueza? Impuestos. Fundaciones o inversiones en investigación o humanitarias que desgraven.Por ejemplo.

    Cómo cambiar el entorno cercano? Dando ejemplo. Comprando en la tienda en vez de on line. Repartiendo nuestro dinero en ocio, cultura, turismo sostenible. Siendo ecológicos. Seguro que a cada uno se le ocurren más ideas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *