PLUS RADIO RPM

ÁREA DE DESCANSO

Un alto en el camino. Un Área de Descanso para estirar las piernas y compartir un paseo de la mano del músico Jesús Aparicio.  

A propósito de Semana Santa...

En el año 2000 realizó la producción, grabación y mezcla en estudio (música y voz), ejecutando también la dirección musical, para la compañía Deliciosa Joven, de “Jesucristo Superstar, años 2000” con arreglos propios de la versión en español de “Jesus Christ Superstar” de Lloyd Webber, así como la sonorización e iluminación de este musical en diversas actuaciones en directo, consiguiendo, entre otros, un lleno absoluto durante dos días consecutivos en el Teatro Principal de Zaragoza. Para ello contó también con la inestimable ayuda de Alfonso de Campos, Marisol, Carlos y Luis Llorente, así como Cristian Villanueva, que dieron vida con sus voces y su impecable actuación a los personajes principales de la obra, Jesús, María Magdalena, Judas Iscariote, Pedro y Poncio Pilatos. Además Aparicio, aunque no es, ni se considera vocalista, tuvo la oportunidad también de dar vida con su voz a los personajes de Herodes y Annas y participó de la misma manera en todos los coros de la obra. 

Bueno Jesús, ahora que se acerca ya de manera inminente la Semana Santa, recuerdo un proyecto en el que participaste y que tiene mucho que ver con esto: Jesucristo Superstar, años 2000. Qué recuerdas de aquello?

Pues lo primero que me viene a la cabeza es que fueron tiempos maravillosos y espero
que tú tengas el mismo recuerdo, ya que lo hicimos juntos.
Cuando junto con Marisol Llorente me propusisteis hacer un nuevo remake del musical de Andrew Lloyd Webber en español me quedé helado. Era uno de los proyectos más difíciles y más ambiciosos que me han ofrecido jamás. Como músico te puedo decir que es una partitura muy muy complicada, con constantes cambios de tempo y ritmo y una instrumentación muy delicada, ya que se trataba de mezclar rock clásico con elementos sinfónicos y eso no es nada fácil. Pero lo que más me animó a hacerlo fue el fin, totalmente altruista, cuya recaudación iba a ser destinada íntegramente a fines benéficos…
En aquel tiempo yo trabajaba como Director del Banco Santander de Barbastro y en plena fusión disponía de muy poco tiempo. A su vez, los medios para poder realizarlo eran muy precarios. Yo me había desecho con el paso de los años de todo mi equipo y el presupuesto con el que disponíamos para financiar el proyecto era limitadísimo. Además no disponíamos de partituras ni siquiera de licencia por parte de Webber y encima mi inglés en ese tiempo estaba descuidadísimo (se ríe) 

Pero como digo, en este caso el fin justificaba de sobras los pocos medios que teníamos. Me acuerdo que me dijiste “Dispongo de 50.000 pesetas y con eso hay que hacer todo” (se vuelve a reír, esta vez con un aire nostálgico) 

Y con ello me puse a buscar medios. Conseguimos una pequeña mesa de mezclas, un enhancer y un virtualizer de la marca Beringher, una discreta tarjeta interna de sonido de marca Iris, un PC recompuesto con piezas que yo guardaba, unos pocos cables, un par micros dinámicos de “andar por casa”, un discreto teclado MIDI y eso sí, insistí en comprar un módulo de sonido Roland JV 1010 (no se me ocurría por aquel entonces algo mejor por el poco presupuesto que contábamos). Así que con tu presupuesto y otro tanto que yo puse nos hicimos con todo el equipo, nos rodeamos de mucha gente completamente amater pero con mucha ilusión y con cuatro cosas más nos montamos un estudio de grabación, pecera incluida, en Olvés ¿Te acuerdas? (ahora ya ríe pero con lágrimas en sus ojos)

Me acuerdo perfectamente, para mí también supuso un reto sin precedentes… Pero
bueno, ya tenías el equipo, tenías la idea…

Y con eso me puse manos a la obra. Recuperé unos vinilos de la versión en español de Camilo Sexto y “de oído” ya que como digo no disponíamos de partituras, comencé a realizar una nueva grabación y adaptación musical de la obra a saco… Me acuerdo que iba grabando y componiendo arreglos y continuamente te iba mandando pruebas para que fueras seleccionando voces disponibles para la grabación definitiva. De vez en cuando me mandabas gente a Barbastro y yo les hacía pruebas e iba asignando papeles a todos según sus posibilidades… Y así fuimos poco a poco completando la producción, que nos ocupó todo un año… Contábamos con la Asociación Deliciosa Joven, capitaneada por Laura Coccián y unos cuantos familiares y amigos más… Era de locos!!! Pero era lo mejor que había hecho en mi vida. La administración de recursos técnicos y humanos con el escaso presupuesto del que disponíamos se complementaba con la ilusión de todo el equipo por intentar hacer algo grande, que atrajera al público y así poder recaudar el máximo dinero posible para donarlo a
Intermon Oxfam y Misiones Escolapias en África. Era un sueño hecho realidad, ya que desde crío, siempre he querido hacer algo así…. Era fantástico, indescriptible….

Cuéntame lo mejor y lo peor…

Bueno, lo mejor es el resultado que obtuvimos. No me creía cuando finalmente estaba  mezclando lo que estaba oyendo contando con los medios técnicos y humanos que teníamos… Me acuerdo que con algún personaje tuve que ejercer de director de actores y ponerlos en acting para poder grabar. Hasta flexiones y carreras cortas les obligaba a hacer (ahora se ríe a carcajadas). Y cuando conseguía la situación física perfecta, los metía al estudio inmediatamente y los grababa para no perder comba… Y eso que también, por falta de más voces, tuve que recurrir a desempeñar un par de papeles (Anás y Herodes) y reforzar coros con mi voz… Dios mío, si yo no sé cantar!!!! (sigue riendo a carcajadas) Pero así lo conseguimos. Tú también tuviste que doblarte con Caifás y con coros ¿te acuerdas?
Y si he de recordar el mejor momento de todos fue cuando tuve que grabarte “Getsemaní”, ya que le echaste un par para poner la voz a Jesucristo… Nos metimos los dos solos en el estudio de Olvés después de una rápida cena en Calatayud y por qué no decirlo, cuatro tragos para darnos fuerzas (para mí creo que fue lo más difícil que hice como Director Musical) y después de pasar toda la noche en el estudio, gran parte de ella charlando, dándote ánimos y haciéndote creer que eras capaz de hacerlo, creo que ambos conseguimos lo mejor que podíamos ofrecer juntos. Para mí una interpretación y una grabación impresionante y un auténtico honor haber participado de ello contigo. Diste todo lo que tenías guardado en tu corazón y eso fue lo principal para conseguirlo…

Sigo con lo mejor, ya que tengo más que decir que de lo peor… Teatros abarrotados de público en todo Aragón, tres días consecutivos en el Teatro Principal de Zaragoza con el cartel colgado de “no hay entradas” y entre semana!!, vivencias espectaculares con todo el equipo mientras hacíamos la gira y la foto que publicó Heraldo de Aragón con el primer millón de pesetas que logramos recaudar y donar…
Lo peor, solo una cosa… Webber nos fue concediendo licencias (pagando una pasta, por cierto) durante una buena temporada, pero sinceramente creo que abrumado cuando Ibercaja nos quiso contratar para hacer una gira por todo Aragón con el motivo de la celebración de su 50 aniversario (50 o 100, ya no me acuerdo), de repente nos denegaron las licencias, nos cortaron las alas y dieron al traste con un proyecto que hubiera sido muchísimo más grande sin duda… ¿Se asustaron por el tremendo éxito que obtuvimos? ¿Tuvo que ver su estreno de la versión Mexicana de su obra, por cierto con escasísimo éxito? No lo descarto. Pero eso, si recuerdas, fue el fin de tanta ilusión, dedicación, esfuerzo y un resultado, para mí brillante, muy brillante sin duda… 

Y para terminar, dime después de casi veinte años qué sientes de todo aquello…

Pues siento mucho orgullo, como músico, como persona y como amigo tuyo que soy desde la infancia. Fue una experiencia única, el más difícil reto musical con el que me he encontrado nunca y qué te voy a decir… De vez en cuando, a escondidillas, me enchufo los auriculares y la disfruto como el primer día. Pero lo hago muy de vez en cuando, lo siento, porque no puedo parar de derramar lágrimas desde la nota uno de la Obertura hasta la última del Juan 19.41
Ahora que dispongo de más medios y mucha más experiencia en música y sonido seguro que conseguiría algo mucho mejor, pero cuando pienso en el qué, cuándo y cómo lo hicimos, no dejo de sentirme realmente orgulloso y disfruto cada momento en el que tengo el placer de compartir nuestro trabajo con quien quiera escucharlo…

Pues no te pierdas el especial Semana Santa que vamos a emitir en RPM Radio, que sin duda, vamos a recuperar esa grabación para compartirla con todos nuestros amigos del motor…