El Gobierno cuatripartito de Aragón llega al ecuador de la legislatura más fuerte y preparado para afrontar los retos de la etapa post-covid

Con un mensaje de solidaridad con las dos últimas víctimas de la violencia machista, una lacra que han condenado los socios que sustentan el gobierno cuatripartito, ha comenzado el balance de gestión en el ecuador de la legislatura. El denominador común ha sido la reivindicación de su fortaleza, tras afrontar la pandemia, y su unidad para hacer cumplir el programa pactado hace dos años.

En el balance del ecuador de la legislatura, el Presidente Lambán ha afirmado que “el Gobierno más plural de la historia de Aragón ha hecho frente con eficacia a la crisis más grave sufrida desde la recuperación de la democracia y de las instituciones del autogobierno”. A su juicio, “se ha demostrado que el autogobierno, la transversalidad, la moderación y la búsqueda de grandes acuerdos son una fórmula de éxito indiscutible, no solo para hacer frente a la pandemia, sino también para solventar de forma exitosa los retos y desafíos que tenemos por delante”.

Ha reparado en que en el estado autonómico ha recaído lo fundamental del peso del combate contra la pandemia y la crisis. “De manera fehaciente se ha demostrado que estábamos preparados y a la altura del reto que el destino nos había deparado” y frente al cual, cree que no ha habido desorden, ya que las CCAA han estrechado lazos durante esta crisis y se han tomado medidas bastante similares. Para Lambán, el estado autonómico ha respondido bien y ha recibido un espaldarazo definitivo, “lo que debe marcar un antes y un después en la historia de nuestro país y los retos que tenemos por delante deben abordarse por el Gobierno de España pero con la gobernanza de los gobiernos autonómicos”.

En el terreno aragonés, Lambán ha subrayado el valor del pacto que tan buenos resultados ha dado y ha lanzado una oferta solemne para renovar la Estrategia de Recuperación Económica y Social, tanto a las fuerzas políticas como a las instituciones, sobre todo las locales, con el fin de afrontar la era postcovid, “no exenta de riesgos”, pero “pletórica de oportunidades que exigen “un nuevo pacto” para renovar una estrategia que, ha dicho Lambán, ha sido un hito y ha funcionado “de manera magnífica”.

El presidente aragonés también ha hecho una reivindicación rotunda del gobierno cuatripartito, que el paso del tiempo ha demostrado que la fórmula exitosa. Formado por cuatro fuerzas políticas ha puesto de manifiesto que el Estatuto es una herramienta formidable para plantear programas comunes y que la diversidad, lejos de empobrecer, enriquece y ha mostrado que lejos de provocar inestabilidad, ha provocado confianza y ha sido un factor determinante para la atracción de inversiones. “Estabilidad, eficacia, gobernanza rica que genera confianza en las instituciones” son, a su juicio, el mejor legado de este gobierno.

Lambán ha ensalzado la unidad de acción de los departamentos para afrontar las consecuencias de la pandemia. Así lo ha hecho el Departamento de Sanidad, que ha asumido mayor peso para combatir el covid sin reparar en medios ni en una actitud decidida ante las crisis que han ido surgiendo, adoptando las medidas necesarias por duras que hayan sido. Igualmente, los departamentos sociales de Ciudadanía y Educación han hecho frente a la crisis sanitaria implementando medidas para proteger a los más débiles, -razón por la que Aragón es la que tiene el índice de carencia material severa más baja de toda España-, además de haber desarrollado con normalidad el curso escolar.

Con respecto a los sectores económicos más damnificados, ha puesto en valor que la Comunidad se haya situado a la cabeza de las ayudas concedidas a la hostelería y el turismo, con más de 100 millones, así como ayudas excepcionales para otros como la Cultura, además de gestionarse el fondo de 141 millones proveniente de España del que se pueden beneficiar todos los sectores que hayan sufrido merma de ingresos por la pandemia.

Además, ha destacado que el ejecutivo muestre un programa repleto de ideas y proyectos, listo para recuperar recuperar el pograma original de un “Aragón social, verde y digital”, dirigido a fortalecer los servicios públicos, a redisribuir la riqueza y a relanzar la economia, con el motor de los sectores estratégicos de la agroalimentación (BonÁrea, Tönnies, la logística, la automoción, el turismo o la bioeconomía. Hay sectores que, como el de las renovables, se preparan para reorientar la política energética con el objetivo de que su consumo redunde en beneficio de la economía aragonesa y de los ciudadanos. Igualmente, el sector digital situará a Aragón en el epicentro de la economía digital siendo foco de atracción de inversiones y otros sectores emergentes, como el farmacéutico, depararán –según Lambán- nuevos anuncios y para ello se trabaja en un parque tecnológico en materia de industria médico-farmacéutico.

El poder del pacto entre diferentes

“Somos un gobierno ambicioso que presenta un plan potente y ordenado para terminar la legislatura cumpliendo el proyecto inicial y que, además, aspira a participar en la cogobernanza de España y sus retos de financiación y despoblación, ha asegurado el Presidente de Aragón, Javier Lambán.

El presidente aragonés ha incidido en la “acreditada” experiencia de diálogo y entendimiento que hay en la Comunidad y por eso ha anunciado que se convocará “a todos” en torno a una propuesta liderada por el Ejecutivo pero “abierta a la incorporación de otras visiones”.

Por su parte, el vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, se ha mostrado muy satisfecho con el trabajo realizado por el Gobierno en estos dos años, “en los que se están cumpliendo los objetivos que nos marcamos las cuatro formaciones políticas”. Aliaga ha reconocido que esa unión “ha sido básica para mantener el rumbo político hacia un Aragón centrado y moderado”.

Ha reconocido la dificultad de gobernar en una pandemia “en la que hemos dado cobertura a todos los sectores afectados de nuestra economía y en la que se ha puesto en marcha un volumen de ayudas nunca antes conocido en la administración aragonesa”. Entre estas ayudas ha destacado la reprogramación de los fondos FEDER, impulso a nuevos fondos europeos, incremento de energía verde, digitalización de la economía, gestión del FITE, impulso a fondos Miner etc. Sobre el turismo y la hostelería ha asegurado que ha intentado “hacer un frente común, buscando equilibrio entre economía, seguridad y salud poniendo de acuerdo a las administraciones y al sector”. El vicepresidente ha concluido destacando “la lealtad, el entusiasmo y la dedicación” dentro del equipo de gobierno.

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, ha asegurado sentirse “orgullosa” de cómo el Gobierno de Aragón ha afrontado la crisis, “huyendo del ruido y con una apuesta social sostenida para no dejar a nadie atrás y para proteger la vida de los aragoneses, reforzando el estado del bienestar y haciendo lo cotidiano más digno y más justo”.

Díaz ha dicho afrontar los dos años que restan “con optimismo y ambición”, como si fuera el inicio de mandato. Y ha abogado por aplicar las lecciones que ha dejado la pandemia, en cuanto a la importancia de legislar en materia de cambio climático y consensuar socialmente la transición energética, revertir la desindustrialización en sectores claves como el farmacéutico o el de suministros básicos, la importancia crucial de la digitalización y la necesidad de reforzar las políticas de igualdad y conciliación y de prestar atención a la salud mental. “Lo mejor está por venir y Aragón tiene un papel crucial que jugar en la recuperación de nuestro país”, ha augurado.

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha señalado que “llegamos al ecuador de la legislatura con un gobierno valiente, con vocación de liderazgo y capacidad de gestión; un gobierno sólido y riguroso; no solo para rematar el combate contra las consecuencias sanitarias, sociales y económicas del COVID, sino, sobre todo, para reforzar los cimientos del Aragón del futuro, de ese Aragón verde, social y digital, exprimiendo al máximo la oportunidad histórica que representan los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia” y ha destacado que “el Gobierno de Aragón ha desmotado que es útil para la sociedad para la que trabaja”.

Soro ha apuntado que “se ha demostrado, de forma contundente, la importancia de lo público, que las Comunidades Autónomas somos la garantía del estado del bienestar, las garantes de los derechos sociales, y, especialmente, de los más vulnerables en los momentos más complicados”. Por ello, ha apostado por seguir reclamando herramientas fundamentales para nuestro trabajo: una financiación autonómica que nos permita garantizar servicios públicos de calidad en el conjunto del territorio; unas infraestructuras que nos vertebren adecuadamente y nos hagan competitivos; la atención a nuestras necesidades demográficas y territoriales, para luchar contra la despoblación y la desigualdad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *