Era conocido popularmente como Catorce treinta

El Seat 1430 salió al mercado en 1969 como derivado del 124, un modelo único que se puede considerar como la berlina española más completa de la época.

Estructuralmente el coche era idéntico al Fiat 124, montando las puertas con manetas encastradas y el tren trasero de cuatro brazos, el interior era idéntico al que se añadía otro volante de dirección y sus grupos propusores, provenían de Fiat. Cosméticamente se buscó emparentarlo con el Fiat 125 -nunca comercializado en España-, integrándose en la gama SEAT como un modelo superior al 124, del que sólo se comercializaban versiones derivadas del modelo “normal” italiano. El cambio más apreciable exteriormente era su frontal específico, con cuatro ópticas cuadradas. El interior era idéntico al del Fiat 124 Special con el volante de dirección del 125. Por último, sus grupos propulsores procedían tanto del Fiat 124 S -motor 1430 con árbol lateral- como de los Fiat 125 y Fiat 132 -motores 1600cc y 1800cc biárbol-.

Pese a tratarse de un desarrollo más concebido sobre el Fiat 124 original, y estar elaborado íntegramente a base de componentes de diseño totalmente italiano, no tenía correspondencia exacta en Fiat, siendo producido exclusivamente por SEAT en Barcelona, (aunque su concepción vino definida directamente desde Turín). Sus pretensiones en el mercado estaban por encima de las del SEAT 124; por este mismo motivo, y a diferencia del Fiat 124 italiano, recibió una denominación propia que curiosamente recuperaba la tradición Fiat de denominar sus modelos con una cifra alusiva a la cilindrada del motor, en lugar de con el número de proyecto, como se hizo habitual a partir del Fiat 124 del año 1966. En cierto modo, pretendía ocupar el mismo lugar que comercialmente ocupaba el Fiat 125 en Europa, pero a la reducida escala de la economía local de ese mercado en vías de desarrollo.

Tras el modelo inicial de 1968, en agosto de 1971, el 1430 experimentó sus primeros cambios de tipo estético, recibiendo unos nuevos pilotos traseros procedentes del Fiat 125 segunda serie, y extractores para la ventilación del habitáculo en los montantes traseros del techo, junto a otros ligeros retoques, a la vez que un nuevo sistema de frenos con doble circuito hidráulico, a los que se suman otros sutiles cambios efectuados en los años sucesivos, de los cuales quizá el más significativo fue la introducción del 1430 “potenciado” en el año 1973, que ganaba potencia máxima, distinguible por sus ranuras de ventilación bajo la calandra, llegando al final de su producción en 1975, cuando fue sustituido por el SEAT 131 y la nueva gama SEAT 124D versión 75, reestilizada por Giorgetto Giugiaro.

Las versiones 1600 y 1800 equiparon la caja de cambios de 4 velocidades sincronizadas y marcha atrás de serie.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *