LA EXPOSICIÓN “VISIT SPAIN” RECOGE EL TRABAJO REALIZADO POR EL FOTÓGRAFO RAMÓN MASATS DURANTE LA DÉCADA 1955-1965

La Lonja abre sus puertas al fotógrafo Ramón Masats, uno de los grandes renovadores de la fotografía documental de los años 50 y 60, con la exposición “Visit Spain”, que podrá contemplarse desde hoy, 15 de julio, y hasta el próximo 29 de agosto. La muestra, que incluye las imágenes más célebres del autor, está comisariada por el también fotógrafo Chema Conesa.

Ramón Masats es un fotógrafo clave para comprender la madurez del reportaje fotográfico en nuestro país, un referente en la historia de la fotografía contemporánea y un imprescindible por su aportación al concepto de autoría y construcción de la imagen fotográfica. Su labor ha sido reconocida con el Premio Nacional de Fotografía, el de la Comunidad de Madrid y el Bartolomé Ros entre otros muchos. Su obra forma parte de las principales colecciones y museos.

El proyecto “Visit Spain” pretende recoger su trabajo durante una década (1955-1965), en la que recorrió este país para darle visibilidad a través de las páginas de Gaceta Ilustrada, un semanario que pretendía seguir la estela de las grandes publicaciones gráficas americanas y europeas a través de los ojos de sobresalientes reporteros que definitivamente fijaron el rumbo del mejor reportaje patrio en contenido y forma gráfica.

Aquella década marcó el inicio de muchas cosas, entre ellas el fin de la autarquía y el inicio de la apertura al exterior de la agobiada dictadura franquista. El título de este proyecto corresponde precisamente al primer eslogan que el gobierno utilizó para invitar al mundo a viajar a este país en un intento de salir del aislamiento y con ello mejorar la balanza de pagos de la exhausta economía patria. La decisión resultó ser también la espita de entrada de costumbres y libertades que propiciaron poco a poco la inevitable apertura de gobiernos tecnócratas que, aun bajo la vigilancia de la dictadura, permitieron una cierta sensación de aire fresco a la sociedad. Curiosamente el retrato de esa España recayó en jóvenes fotógrafos que utilizaron la ironía desnuda de la imagen para dibujar un lenguaje distante del oficial, alejado de la búsqueda de belleza formal, segaron el conformismo de la fotografía artística de las agrupaciones fotográficas, reclamaron profesionalidad para el oficio y consiguieron para el reportaje la impronta de realidad con lenguaje propio, con mirada personal.

Ramón Masats centró su viaje en ritos, celebraciones y fiestas, lo que él llama tópicos de la cultura popular, postales rituales que su mirada convirtió en agudas sugerencias irónicas contrapuestas a la versión oficial, y todo envuelto en una geometría sobria y directa, una construcción poderosa y una economía de medios potenciadora del mensaje implícito.

La exposición consta de 145 imágenes con las que se pretende construir un retrato de aquellos años a través de la óptica del autor. Aproximadamente, unas 90 imágenes de esta selección son absolutamente novedosas, nunca publicadas, que junto a las más icónicas ya consagradas componen una síntesis del mejor Masats. Un relato novedoso, en ocasiones sorprendente, al comprobar como el tiempo siembra nuevos significados en las imágenes documentales obtenidas de la desnuda reacción del autor ante un determinado escenario.

Como ambientación documental se utilizan los programas cinematográficos que produjo NO-DO, el noticiario oficial de la época, durante esa década, como caleidoscopio y contraste entre discursos oficialistas e imágenes de la realidad fotográfica que obtuvo Masats.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *