Las fachadas del Teatro Principal lucirán nueva iluminación tras las obras de emergencia para reparar el exterior y las estatuas del edificio

El Teatro Principal lucirá nueva iluminación y un aspecto exterior limpio y renovado tras las obras de emergencia que se están acometiendo en el exterior del edificio para reparar sus fachadas, consolidar las ocho estatuas de las Alegorías de las Musas y revisar la cubierta superior. Así lo han explicado la vicealcaldesa de Zaragoza y consejera de Cultura y Proyección Exterior, Sara Fernández, y el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, durante su visita esta mañana a los trabajos.

En la fachada principal los trabajos han finalizado e incluso se han retirado ya los andamios que se colocaron para la realización de las obras. Las tareas, que ahora se centran en la calle Blasco y en la plaza de José Sinués, se iniciaron el pasado mes de mayo con carácter de emergencia, con un importe de 300.000 euros, tras detectarse la caída de parte de una loseta en una de sus fachadas, lo que llevó a una inspección que determinó la necesidad de actuar para evitar tanto los posibles desprendimientos como la degradación de los elementos exteriores de un inmueble que es Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés.

Actualmente, los obreros están trabajando en las estatuas ubicadas en la esquina que da a la plaza José Sinués con la calle Blasco. Las labores se están realizando insitu reparando las grietas que se habían detectado y retirando toda la polución acumulada. Dicha labor se hace con un tratamiento específico químico y en aquellas zonas donde hay mayor suciedad se refuerza con actuaciones mecánicas. También se han comenzado a reparar las piedras de las cornisas y embocadoras de las ventanas que, según los expertos, estaban “bastante deterioradas”. En este caso, la reparación se lleva a cabo con unos morteros especiales de resinas que ayudan a su consolidación.

Según las previsiones del Área, los trabajos de reparación de las figuras acabarán en la segunda semana de septiembre y el conjunto de las obras, que arrancaron en el mes de mayo con carácter de urgencia, estará finalizado la última semana del mismo mes.

“Las obras también se han aprovechado para instalar un nuevo sistema de iluminación del exterior del edificio que mejorará el aspecto y dará realce al inmueble”, ha apuntado Víctor Serrano, quien ha recordado que “todas estas actuaciones han sido por emergencia, por una situación sobrevenida, lo que ha implicado la necesidad de realizar una modificación de crédito en el presupuesto municipal de 2021 para atender la actuación”.

“Es un de gran relevancia histórica y cultural para nuestra ciudad”, ha apuntado la vicealcaldesa Sara Fernández, quien ha destacado la buena evolución de los trabajos que “permitirán que iniciemos la nueva temporada del Teatro con la fachada principal totalmente despejada y con una iluminación renovada”.

Del mismo modo, las estatuas de las Alegorías de las Muses presentan ya una imagen limpia y renovada en la cornisa de la entrada principal del edificio. El Servicio de Conservación de Arquitectura de Urbanismo remarcó antes del inicio de las obras el “estado de las ocho estatuas, en dos grupos de cuatro, uno en la fachada del Coso y otro en la esquina entre la plaza Sinués y la calle Blasco, ya que presentan pérdidas de su material compositivo, tanto en la zona de sujeción como por desgastes en capas superficiales, fisuras y agrietamientos generalizados, algunos con elementos de materiales próximos a desprendimientos y, como es habitual, ataques de carácter biótico”.

ALEGORÍA DE LAS MUSAS

El edificio del Teatro Principal, obra de Agustín Sanz y Agustín Gracián, ha tenido desde sus orígenes en 1799 numerosas transformaciones, ampliaciones e intervenciones, tanto en las fachadas como en su interior.

Por su parte, las esculturas de las Alegorías de las Musas son grupos de cuatro piezas (Talía, Melpómene, Euterpe y Terpsícores) que tienen 2,3 metros de altura cada una, están realizadas en piedra artificial, son obra del escultor Francisco Rallo y fueron colocadas en 1970. En su día se proyectaron cuatro juegos (uno por fachada) de cuatro esculturas cada uno, pero en la última intervención sobre el Teatro, en 1985, se transformaron sustancialmente las fachadas, por lo que las 16 esculturas se reubicaron.

En la actualidad, en la fachada principal de la calle del Coso hay cuatro, y otras cuatro se sitúan en la trasera de la plaza de José Sinués con la calle Eusebio Blasco. Otras cinco fueron repartidas en el interior del edificio y las dos restantes se encuentran en la plaza de Santo Domingo, escoltando la entrada al Teatro del Mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *