RUIDO DE SABLES

Con esto del COVID estamos sujetos al confinamiento perimetral de ciudades y/o provincias. Esto conlleva más interacción entre los ciudadanos de a pie y los diferentes cuerpos de seguridad del estado.

Debido a mi trabajo tengo que desplazarme fuera de los perímetros y me encuentro con controles que no entiendo por qué tienen que ser con armas largas en mano.

Quién decide qué exceso de armamento portar en cada momento?

No les da suficiente seguridad llevar una pistola al cinto?

Acaso van a matar virus a culatazos? 

Mi opinión es que llevar un uniforme distorsiona la realidad y que los mandos de instituciones armadas deberían ser más comedidos en las normas de exhibición de armamento, incluso el gobierno debería dar instrucciones  al respecto.

En este momento hay cada vez más servidores del orden presumiendo de ideas políticas de extrema derecha, incluso hay oficiales y altos mandos retirados pidiendo fusilar a 26 millones de españoles para que este país sea como era antes de la democracia.

El exceso de fuerza, aunque sea simplemente portando armas letales, es sinónimo de represión, al menos para el personal civil y se parece más a un estado de guerra en el que no estamos, aunque a los generales retirados les encante el ruido de sables.

Antonio Jimeno

MÚSICO

 

4 comentarios sobre «RUIDO DE SABLES»

  1. Discrepo de tu opinión, Antonio,
    Yo creo que en un estado de alarma y con un confinamiento perimetral establecido como el que vivimos, o circulas porque puedes y dispones del correspondiente salvoconducto para ello, -como es tu caso-, o es que eres un prófugo de la justicia, traficante, terrorista o delincuente acostumbrado a pasarte la ley por el forro con una reacción imprevisible, y es lógico por ello, que quienes controlan el cumplimiento de esas normas, dispongan de todo el armamento proporcional adecuado. Personalmente, me pone más nervioso cualquier silencio tenso que te aceche en un portal o el ruido del recorrido del martillo del magnum cuando ETA disparaba tiros en la nuca, que cualquier ruido de sables, incluso el ensordecedor.
    Respecto a que “en este momento hay cada vez más servidores del orden presumiendo de ideas políticas de extrema derecha”, no creo que nadie los haya contado, no obstante y de cualquier forma, me parece una afirmación incoherente, porque si de verdad se trata de “servidores del orden”, no pueden ser al mismo tiempo todo lo contrario, serán otra cosa.
    Por último, y también por el contrario de lo que expresas, yo creo que el exceso de fuerza, aunque sea simplemente portando armas letales, no es sinónimo de represión, muy por el contrario, para mí es sinónimo de PAZ, y puedes comprobarlo fácilmente en cualquiera de las misiones que esté realizando actualmente el ejército por el mundo, incluso en los partidos de fútbol de alto riesgo, en las fronteras…
    Es triste, pero a veces, hasta un buen misil contra un claro objetivo, como podría ser por ejemplo, una furgoneta kamikace cargada de explosivos, puede salvar muchas vidas inocentes.
    Por ello, “Estar preparados para la guerra es uno de los medios más eficaces para conservar la paz” (George Washington)
    Un abrazo!

    Alfonso de Campos

  2. Pues yo discrepo en casi todo lo que dices. La proporcionalidad es necesaria y no hacen falta fusiles para pedir unos papeles que justifiquen un desplazamiento. No estamos en estado de alarma terrorista ni en guerra, es una alarma sanitaria. Los guardias municipales también controlaban el perímetro urbano y no disponen de fusiles. En cuanto a las muñequeras que lucen muchos policías está claro lo que pregonan, que el que se viste un uniforme lo hace por ser parte de una saga o tener ideas derechistas. A los uniformados de izquierdas les buscan problemas.

  3. Pues yo discrepo todavía más!
    Y prefiero presuponer que los científicos, virólogos, e incluso Fernando Simón, saben lo que hacen, de la misma forma que los mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado conocen perfectamente el tipo de armas que tienen que portar sus unidades en cada dispositivo.
    Respecto a unir muñequeras con ideología de extrema derecha etc, me parece un argumento poco negociable. Hay radicales y extremistas en todos los sectores, apelo a la libertad de cada individuo para que vista con la estética que mejor se sienta, y si quiere llevar el pelo engominado como si quiere hacerse un moño. No he escuchado a ningún uniformado de izquierdas quejarse de que le hayan buscado problemas nadie por lo que dices. Y si existe algún caso aislado siempre abre los telediarios.
    Es lamentable que para defender cualquier ejercicio de libertad tan básico como la defensa de un colectivo, y no parecer un facha, tenga que apelar a poner el ejemplo citando una defensa a Fernando Simón o al moño de Iglesias, pero estoy cansado de prejuicios y de tanta polarización crispada que solo conduce al odio. Si presumimos de pacifistas deberíamos de empezar por ahí. No generalicemos y hablemos de casos concretos para poder denunciarlos. Lo otro es sembrar odio. Creo.

    1. Pues si quieres datos podemos empezar por revisar los resultados de las votaciones en los sindicatos policiales donde el 58 % votó a JUPOL, la prolongación de VOX en los cuerpos policiales. Eso no quiere decir que el resto de candidaturas fueran de izquierdas, nada más lejos de la realidad. Puedes teclear «policias de izquierdas» en tu buscador y verás que no me invento nada. Las pulseras que salen en fotos de policías nacionales son evidentes.

      Y el otro gran cuerpo de policía, la Guardia Civil está militarizado y no puede votar, puedes comprobarlo aquí https://www.augc.org/actualidad/sigue-afan-remilitarista-guardia-civil-restringir-derechos-sus-trabajadores_20478_102.html

      Por cierto, no dices nada de los generales jubilados que amenazan con fusilar a dodo el que no piense como ellos. A los dos días de escribir mi artículo el gobierno tomó cartas en el asunto y no tengo línea directa con moños ni coletas.

      Además creo que identificar a las personas por su imagen no es muy conciliador. Es señalar y torcer la idea de las personas no se deben juzgar por el aspecto. Todos somos respetables ciudadanos, iguales y con los mismos derechos, incluso para estar en el gobierno.

      Feliz día de la Constitución, que como todas las cosas, se podría mejorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *