ZARAGOZA Y SU ENTORNO SE MANTIENEN EN 2019 EN INDICADORES ESTRATÉGICOS SEGÚN EL INFORME DE INDICADORES DE EBRÓPOLIS

Zaragoza y Aragón mantienen posiciones en sectores considerados estratégicos, de forma que continúan en muchos de ellos por encima de la media española en el año previo a la pandemia derivada por la Covid-19. Esta es la fotografía de Zaragoza, su entorno, la provincia y Aragón que ofrece el último informe anual de indicadores elaborado por el Observatorio Urbano de Ebrópolis, a través del análisis de un centenar y medio de datos.

El Informe de Indicadores 2019 ha sido elaborado por el equipo técnico del Observatorio de Ebrópolis, en el que participan representantes de 10 entidades, para medir y evaluar con datos objetivos el avance de Zaragoza y los municipios de su entorno en relación con la Estrategia Zaragoza +20 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

El Observatorio ha realizado también un primer avance con los escasos datos disponibles de 2020, que reflejan ya las importantes consecuencias de la crisis desatada por la Covid-19 en diferentes ámbitos.En este sentido, la vicepresidenta de Ebrópolis María Navarro, ha recordado la importancia del informe ya que, según ha explicado “el análisis de estos datos ayudan a la hora de tomar decisiones. Tanto los que gestionamos las administraciones públicas, como los agentes sociales y económicos nos guiamos por muchas de estas variables para impulsar proyectos ya que nos facilitan una foto real de la situación del territorio y su evolución de un año a otro”.

De acuerdo con el Informe, de los 147 indicadores analizados, nueve de ellos mejoran su valoración respecto a un año antes (de negativa a alerta o de alerta a positiva). Además, en conjunto, un total de 59 indicadores estratégicos se encuentran en situación positiva, uno más que en el informe anterior. Entre los que evolucionan positivamente se encuentran los de licencias de obras para rehabilitación (un 21,5% más en Zaragoza, importante por su potencial de regeneración de zonas urbanas degradadas o en riesgo) y la potencia de energía renovable instalada en la provincia de Zaragoza, gracias al desarrollo de las energías solar fotovoltaica y eólica; así como las personas beneficiarias del sistema de dependencia en relación con la población total de Aragón (sube al 2,5%). En la ciudad de Zaragoza, además, mejora ligeramente, hasta el 6%, el índice asistencial en ayuda a domicilio, lo que se valora positivamente.

Asimismo, en el último año analizado también evolucionan positivamente la calidad de los cauces fluviales zaragozanos; el número de víctimas de accidentes de tráfico, con un descenso acusado en Zaragoza; el porcentaje de empresas innovadoras; la tasa de idoneidad; la variación de publicaciones científicas y la satisfacción ciudadana con servicios municipales (sube un punto, hasta un 7,2). En este ámbito, y por este orden, Bomberos, el 010, la Policía Local, el tranvía, los centros cívicos y las ludotecas son los que reciben mejores puntuaciones.

Por el contrario, en el último año analizado por el Observatorio de Ebrópolis, retroceden en su valoración los referidos a las tasas de pobreza relativa respecto a los umbrales de Aragón y de España; las variables del clima; la producción aragonesa de energía renovable en relación con el total; el grado de autoabastecimiento energético de la comunidad autónoma; el importe de los proyectos de investigación; la solicitud de patentes; la participación de la población aragonesa de 25 a 64 en educación-formación; las empresas spin-off y start-up de Unizar y los pasajeros por vía aérea.

Navarro ha recordado que “estos datos nos tienen que servir para reflexionar sobre la ciudad y las políticas que tenemos que aplicar para sus necesidades reales” y ha explicado que el Ayuntamiento de Zaragoza ya cumple con algunas de las propuestas del Observatorio de Ebrópolis. “El informe de Ebrópolis ve positivo el aumento de licencias de rehabilitación pero indica que su aumento sería deseable. Tan solo en dos años el Gobierno de la ciudad ha invertido casi 14 millones de euros en rehabilitación, financiando más ascensores que en siete años de gobiernos anteriores. Además hace referencia a las relaciones con la Universidad de Zaragoza y el medio ambiente, sectores que cuentan con el apoyo del Consistorio a través de nuevas cátedras y proyectos como Pontoneros o el Bosque de los Zaragozanos” ha dicho.

EVOLUCIÓN POR DIMENSIONES DE LA ESTRATEGIA DE FUTURO

Entrando a analizar la evolución por dimensiones de la Estrategia Zaragoza +20, se aprecia que los indicadores referidos a la cohesión y al equilibrio territorial en el entorno y los barrios presenta una evolución positiva de todos sus indicadores. El uso del transporte público urbano continúa creciendo en Zaragoza ciudad en 2019, con el mejor dato en seis años y una ligera reducción del vehículo privado. La evolución de los usos de los suelos sigue en la misma tendencia y se incrementan tanto las superficies verdes por habitante, aunque con una desigual distribución por barrios, como la destinada a agricultura ecológica. Zaragoza, además, mantiene un buen grado de compacidad y plurifuncionalidad, con una adecuada proximidad de los ciudadanos a equipamientos y servicios básicos.

En el ámbito social, el informe refleja focos de alerta en indicadores relativos a la población juvenil, la brecha de género, el empleo de las personas con discapacidad y el de trabajadores de origen extranjero en el ámbito de Aragón. Además, destaca el incremento por segundo año consecutivo del riesgo de pobreza o exclusión, con un retroceso de Aragón de seis puestos entre las comunidades autónomas en este destacado indicador y el mantenimiento de las desigualdades internas. Al analizar la protección social, se aprecian la mejoría y el acercamiento de Aragón a la media española en gasto público en los distintos servicios sociales, aunque todavía está por debajo, y la recuperación de posiciones en el sistema de atención a la dependencia.

En materia de salud, se alerta de nuevo sobre el insuficiente gasto sanitario en relación al PIB, por debajo de la media española, y sobre el panorama negativo en indicadores de estilos de vida o los años de vida con buena salud, si bien la esperanza de vida es positiva. Además, la presión asistencial en atención primaria, si bien existe una buena ratio global, es elevada en alguna zona urbana y en municipios del entorno con mayor población.

Por otro lado, Aragón avanza hacia un modelo energético más sostenible incrementando su consumo final bruto de energía renovable y la potencia energética final procedente de estas fuentes renovables así como el parque de turismos con distintivo medioambiental. Pero son varios los indicadores que ponen en evidencia el largo camino a recorrer todavía, como la emisión de CO2 -con Aragón muy por encima de la media española, aunque Zaragoza ciudad presenta cifras positivas (2015)-, el incremento del consumo final de energía por habitante o la disminución del autoabastecimiento energético. El consumo doméstico de agua en Zaragoza sigue siendo muy inferior a los de Aragón y España, aunque repunta ligeramente en el último año. Zaragoza ciudad incrementa el volumen de residuos recogidos selectivamente, aunque estos continúan suponiendo un porcentaje reducido respecto al total (14%).

En materia de innovación, los últimos indicadores disponibles para Aragón no son positivos: persistencia de la baja inversión pública y privada; mantenimiento de la brecha de acceso a la tecnología existente entre los ámbitos rural y urbano; empeoramiento en solicitudes de patentes o los datos referidos al importe total de proyectos de investigación entre OTRIs y empresas, la intensidad de la innovación, el empleo en I+D o la actividad emprendedora. Como dato positivo, destaca el porcentaje de empresas innovadoras en Aragón en 2019, crece 5 puntos y supera la media española.

La educación, por su parte, presenta avances y retrocesos ligeros en distintos indicadores, la mayoría de los cuales permanecen en valoración negativa o de alerta, entre ellos el gasto público en educación, que sigue un punto por debajo de la media española. Los avances que se registran, como en la tasa de idoneidad a los 15 años, son insuficientes. Únicamente tienen valoración positiva la tasa de escolarización a los 17 años y los resultados de la prueba PISA, pero ambos retroceden respecto al análisis anterior. Esta situación es más positiva en algunos indicadores referidos a la universidad, mientras que los culturales presentan todavía amplio margen de mejora pese a los leves progresos del último año (libros editados o visitas a museos).

En el ámbito económico sólo reciben valoración negativa varios indicadores de empleo y el índice de competitividad regional, que retrocede sustancialmente. Se registra una buena evolución en economía social, en transporte de mercancías -en todos los medios, pero especialmente en el aéreo- y de pasajeros por ferrocarril, así como en la internacionalización de la economía. También son positivos los indicadores referidos a eventos y turismo, así como el de las exportaciones. El porcentaje de las exportaciones de la provincia de Zaragoza respecto al total del país crece ligeramente en 2019 (0,3%) hasta el 4%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *