RPM

Un pueblo italiano utiliza el queso parmesano como aval para obtener préstamos

En una pequeña localidad en Italia, los productores de queso parmesano se han embarcado en una estrategia inusual para garantizar préstamos en tiempos difíciles. Utilizan su queso parmesano, un producto altamente valorado y costoso, como garantía para obtener financiamiento.

El queso parmesano, conocido localmente como Parmigiano-Reggiano, es un producto icónico de la región de Emilia-Romaña en Italia. Para producirlo, se necesita una inversión significativa y tiempo, ya que el queso debe madurar durante varios años antes de estar listo para su venta. Los productores de esta región a menudo enfrentan dificultades financieras debido a estos largos plazos y los altos costos de producción.

Para superar este desafío, se ha establecido un sistema especial de préstamos respaldados por queso parmesano. Los productores pueden entregar sus quesos a un consorcio local que los utiliza como garantía para obtener préstamos a tasas de interés favorables. A medida que el queso madura, se valora más y se vende a precios más altos, lo que permite a los productores recuperar sus quesos y pagar los préstamos.

Este enfoque poco convencional ha sido un salvavidas para muchos productores de queso parmesano, permitiéndoles mantener sus operaciones y mantener vivo el legado de este queso gourmet. Además, ha atraído la atención internacional, convirtiéndose en una historia curiosa y única sobre cómo la tradición y la innovación se unen para superar los desafíos económicos en una pequeña comunidad italiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *