RPM

El Ayuntamiento de Zaragoza rechaza la ley de amnistía en un pleno marcado por la tensión política

El Ayuntamiento de Zaragoza ha protagonizado este martes un pleno extraordinario marcado por la intensidad de las discrepancias en torno a la ley de amnistía. La sesión, caracterizada por la crispación, ha reflejado la indignación del Partido Popular (PP) y Vox, mientras que la bancada de la izquierda ha defendido el pacto de investidura del presidente en funciones, Pedro Sánchez.

La propuesta presentada por los ocho concejales del PP para rechazar la ley de amnistía y reprobar al presidente en funciones ha obtenido respaldo, contando con el apoyo de Vox. El texto acusa a Sánchez de «mentir a los españoles y de pactar con el único objetivo de mantenerse en el poder», mediante una ley que consideran perjudicial para España, la Constitución y el Estado de derecho.

La preocupación expresada en las calles en los días previos se ha trasladado al salón de plenos, donde representantes de asociaciones de empresarios, vecinales y jóvenes han manifestado su inquietud ante el pacto entre el PSOE y Junts.

Ángel Lorén, primer teniente de alcalde del PP, ha defendido el rechazo a la ley de amnistía, agradeciendo a quienes abogan por «no romper la convivencia». Ha acusado a aquellos que buscan «saltarse la Constitución» de crear ciudadanos sin derechos en una España chantajeada por políticos «sinvergüenzas y delincuentes».

La alcaldesa, Natalia Chueca, también ha intervenido antes de la votación, destacando que el Partido Socialista ha abandonado su postura demócrata y constitucionalista al unirse a aquellos que buscan romper el Estado de derecho.

Julio Calvo, portavoz de Vox, ha advertido que, en caso de la investidura de Sánchez, este olvidará la máxima de que «el soborno de hoy es el chantaje de mañana». Pronostica que el candidato socialista pagará ese chantaje hasta tener que convocar elecciones anticipadas, dejando a España exhausta y arruinada en el proceso.

Elena Tomás, portavoz de Zaragoza en Común, ha sido abucheada al afirmar que el problema radica en que «la derecha española nunca ha sido democrática» y considera que el Estado es suyo. Ha criticado al Partido Popular, calificándolo como «una fábrica de corrupción y desigualdad».

Lola Ranera, portavoz socialista, ha enfrentado las críticas de los ciudadanos y concejales, argumentando que el verdadero drama del PP es la incapacidad de su líder, Alberto Núñez Feijóo, para gobernar, incluso teniendo una mayoría conservadora. Ranera ha instado a la derecha a ser responsable y ha expresado su preocupación de que la crispación y el odio afecten a la sociedad.

La sesión también se ha replicado en los Ayuntamientos de Huesca y Teruel, donde el PP ha promovido plenos extraordinarios para rechazar la ley de amnistía. En paralelo, en las Cortes de Aragón, se presentará una iniciativa a favor de la separación de poderes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *